Anunciantes

betalentlogo.jpg
Viernes, 04 de Julio de 2014 19:41

Quince Falsas creencias sobre el vino Destacado

por  Sophie L'Homme
Vota este artículo
(2 votos)

1. “El rosado es una mezcla de vino blanco y vino tinto”

En absoluto.

El rosado nunca es la mezcla de vino blanco con vino tinto; solo se puede mezclar uvas blancas con uvas tintos, antes del proceso de la fermentación alcohólica, es decir antes de la transformación del jugo en vino.

 

 

2. “El viñedo viejo no vale para hacer buen vino”:

Falso

En la actualidad, las viñas viejas son las más cotizadas; tienen menor rendimiento y por eso los frutos acumulan mejores cualidades, que se reflejan en el carácter del vino.

De hecho, las cepas viejas poseen un sistema de autorregulación y reservas de nutrientes que aumenta la concentración de componentes aromáticos en las bayas.

 

 

3. “Cuanto más vieja es una barrica mejor es el vino”:

Falso

La mayoría de las bodegas se gastan verdaderas fortunas para conseguir que su parque de barricas tengo entre 1 y 3 años de edad. Las barricas más nuevas se utilizan para la crianza de la marca estrella de la bodega; en este caso los aromas que la barrica aporta al vino son tostados más francos y complejos.

Por su parte, las barricas viejas inundan los vinos de olores rancios muy desagradables.

 

 

4. “Los rosados son vinos sólo para principiantes”:

Falso

Lo que sucede es que los blancos y los tintos tienen como puntos comunes la crianza, las variedades de uva y el terruño, que no son aplicables a estos vinos.

Sólo suele interesar de ellos la frescura, la frutosidad y sobre todo la juventud. Estos factores, naturalmente, son atractivos para cualquier consumidor, sea experto o no.

 

 

5. “Las carnes rojas se acompañan con vino tinto y el blanco es para los pescados”

Falso

Aunque esta es la respuesta más común a "con qué vino debería emparejar los alimentos", es incorrecta.

Este mito pierde fuerza pues con el abanico de estilo de vinos que existe.

Actualmente encontramos tintos ligeros que van muy bien con pescados o blancos con crianza en madera que tienen una acidez que soporta muy bien el maridaje no solo con carnes blancas sino rojas.

El fin de un buen maridaje, se basa en complementar un vino a un plato o un plato a un vino, indistintamente, ambos deben de potenciar sus sabores y estar complementados. Por ejemplo un vino blanco, puede estar bien maridado en alguna carne roja con un método de cocción sencillo, como al grill o plancha, poco especiado o sin salsas y un vino tinto, con algún plato de pescado graso o con salsas de mariscos, que tienen mucha potencia de sabor.

 

 

6. “El vino mejora con el tiempo”

Falso

No todos los vinos están hechos para guarda. Algunos vinos son elaborados para beberse jóvenes y otros para conservarse por más tiempo. Por ello es importante informarse acerca del tipo de uva, añada y crianza para poder determinar si se puede guardar y por cuánto tiempo.

No todos los vinos tienen un tiempo de duración muy extenso, por ejemplo los vinos rosados deben ser tomados el mismo año de la vendimia, los blancos solo pueden esperar 3 años y los tintos pueden durar solo hasta 5 años. Los vinos que se benefician con el paso del tiempo son un mínimo dentro de los tintos y los blancos de cosecha tardía (es decir los dulces).

 

 

7. “Los vinos ácidos son malos”

Falso

La acidez, tanto en la comida como en los vinos, es un sabor básico. Si el vino carece de ella no se puede maridar con ningún alimento; en presencia de comida, el sabor del vino será plano y se perderá en el paladar.

Después, es todo cuestión de equilibrio con el contenido de alcohol y los taninos en el caso de los tintos.

 

 

8. “Los vinos viejos se deben decantar”

Falso

Antes de decantar lo mejor es probarlo para saber si puede aguantar la oxigenación. Muchas veces el vino esta en un momento delicado debido a su edad y al oxigenarlo se lo mata. La única razón por la que se decantan los vinos viejos es para evitar los sedimentos.

 

 

9. “Los corchos se huelen para saber la calidad del vino”

Falso

Los corchos deben oler a corcho, y nada más. Se huele el corcho solo para detectar algún defecto en el vino, no para saber la calidad del vino y esto es perceptible a simple vista dependiendo del tamaño y si el corcho está hecho de verdadero alcornoque.

 

 

10. “Los vinos de taparrosca son de mala calidad”

El taparrosca asegura que el vino se mantendrá en buen estado, sin evolucionar, y que la botella no tendrá el problema de estar “encorchada”. Existen bodegas en el mundo que venden vinos de extraordinaria calidad y sus precios, por la misma botella con taparrosca, son superiores a los que tienen corcho pues con esto aseguran al consumidor el buen estado del vino.

 

 

11. “La comida mexicana no se lleva bien con el vino”

Los sabores de la comida mexicana vienen de la misma tierra que sus vinos. Haciendo los maridajes correctos, los platos picantes pueden ir perfectos con un vino blanco afrutado; algunos moles y adobos pueden encontrar la pareja perfecta en muchos de los tintos potentes mexicanos y una cochinita pibil se casará maravillosamente con los rosados. El principio de base es maridar la comida nacional con sus propios vinos.

 

 

12. “Servir el vino tinto a temperatura ambiente”

En el siglo XIX, cuando no se conocía la palabra calentamiento global y la temperatura ambiente solo alcanzaba los 17 grados, esto era totalmente cierto. Sin embargo, en la actualidad lo recomendable es enfriar la botella 15 minutos antes de servirla, de lo contrario debido al calor el vino cambiará de aroma y el alcohol se pronunciará en su sabor.

Un vino tinto se sirve entre 14 y 18ºC.

Un rosado entre 10 y 12ºC.

Un blanco entre 8 y 10ºC.

Un efervescente entre 4 y 6ºC.

 

 

13. “Los amantes del vino son snobs”:

Es la gente que enmascara la ignorancia con arrogancia la que tiene que vigilar. Los verdaderos amantes del vino continúan apasionadamente su educación vinícola, y están dispuestos a compartir sus conocimientos y una copa con cualquier persona interesada.

 

 

14. “Puedes discernir la calidad del vino mirando las lágrimas que deja en la copa”:

Falso

La cantidad de lágrimas que deja el vino en la copa, no es en absoluto sinónimo de su calidad; lo único que nos indican estas “lágrimas” es el contenido de glicerol, y su posible grado alcohólico y azúcar residual que pueda contener. En ningún manera las “lagrimas” o “piernas” son sinónimos de calidad.

 

 

15. Cuánto más caro mejor!

Eso será, si te sobra el dinero, y compras todo basándote por la misma regla. Existe un término conocido como “relación calidad precio” y se usa para obtener el mejor producto al menor precio posible, la gente acostumbra mucho a confundir precio con valor, son dos cosas completamente diferentes, existen vinos de precio 3 y de valor 10, como también ocurre lo contrario.

 

por Sophie L'HOMME

Ultima modificacion el Viernes, 16 de Octubre de 2015 04:03

Dejar comentario

Asegúrate de ingress la información solicitada en los campos marcados con (*).
Puedes utilizer código HTML básico en la composición de tus comentarios.
Las opiniones vertidas por los lectores no son responsabilidad del staff de la Revista Mire Online.

Anunciantes

lakfelogo.jpg