Jueves, 04 de Agosto de 2011 00:08

Energía para el Siglo 21 Destacado

por  Eduardo Nader
Vota este artículo
(1 Voto)

Hay contradicciones que hacen avanzar

Desde muy joven aprendí que existen dos maneras de hacer riqueza: ganando dinero y ahorrando dinero. Si un hombre gana $100 diarios y gasta $40 en ir y venir a su trabajo en taxi, le sobraran $60 pesos. Si otro hombre gana solo $80 pesos, pero en lugar de Taxi usa el autobús de $15 ida y vuelta, le quedarán $65. Y si otro gana $70 pesos pero su trabajo le queda a poca distancia y va y viene caminando, le quedarán $70. Al final del día ¿quién es mas rico: El que gana $100, el que gana $80 o el que gana $70 pesos?

 

En el mundo de la energía ocurre lo mismo: Se puede generar mucha energía, pero si igualmente se gasta, al final quedará poca o no será suficiente.

Lo que quiero decir es que para atacar el problema de los energéticos, hay que recorrer dos en paralelo: El de buscar formas de aumentar la oferta de energía, y el de buscar formas de disminuír la demanda de energía. Esto suena contradictorio pero es sin duda la ruta para avanzar.

Para alimentar un foco convencional que genere la suficiente luz para iluminar un cuarto se requiere de 120V y 60W; sin embargo la mayor parte de la energía invertida para tal propósito se desperdicia transformada en calor. Para buscar ahorros, se ha puesto de moda un foco de “bajo consumo” que funciona con bajo voltaje y en corriente directa. Para que sea compatible con las instalaciones eléctricas convencionales de 120V y corriente alterna, se debe agregar un dispositivo rectificador que convierta los 120VA en 12VD. En términos reales este invento sirve pero no de manera contundente, ya que si bien el “foco ahorrador” consume solo 20W, el dispositivo ahorrador consumirá otro tanto - con el consiguiente calor derivado, logrando un ahorro real de un 25 a 30%; muy apreciado pero insuficiente si de verdad se quiere atacar el problema.

Este es un ejemplo de como regularmente se “resuelve” un problema caminando una sola vía y sin recorrer de manera simultánea la contraria.

Para ofrecer una solución que en verdad sea congruente, hay que trabajar las dos partes del rompecabezas: Si focos de 12V son suficientes para iluminar la misma habitación con 20W de consumo, bastará con generar los 12 V y 20W. Evitando los parches y adaptaciones, encontraremos el verdadero ahorro en ambas vías: gastar menos y requerir producir menos.

Mire a su alrededor, cerca de su lugar de trabajo, ahí donde conecta las cosas. Dígame: ¿cuántos de los equipos que usa requieren de un “adaptador” o fuente de poder? Su celular, su agenda, su MP3, las bocinas de su PC, la misma PC o Laptop (aunque no la vea, hay una fuente rectificadora en el interior de la PC).  ¿Ya notó que todas están calientes?. Cada una de esas fuentes de poder, DESPERDICIAN energía; su trabajo es recibir la cantidad de corriente estándar y reducirla para que funcione (y no se fría) el aparato que usa solo una fracción de ella. Por regla general note que todo lo que se calienta, desperdicia energía, a menos que su función sea la de calentar. Y peor, que cuando desconecta el celular, deja ahí pegada la fuente, consumiendo y consumiendo para nada.

Mire todas esas cajas negras y vera que todas dicen ENTRADA (ó INPUT) 120V ó 120/240V y todas dicen SALIDA (ó OUTPUT) 12V, ó 5V, ó 8V, ó una cantidad que casi siempre será menor que 13V.

Esto quiere decir que los dispositivos electrónicos requieren un décimo o menos de la corriente que corre por las paredes de su casa.

En los hogares del mañana, vislumbro una doble instalación eléctrica: Una de “alto voltaje” - la de siempre - dedicada a los enseres que utilizan principalmente motores y bobinas, y otra de “bajo voltaje”, destinada para alimentar dispositivos principalmente electrónicos y nuevas aplicaciones como la iluminación de bajo voltaje. Si bien se requerirá un doble cableado, a la larga el ahorro sería mucho. Con este esquema, se podrían usar los “focos ahorradores” en su diseño original, sin necesidad de rectificadores; de igual manera, conectaríamos en dicha línea la mayoría de los electrónicos que además serían más pequeños, sin el efecto olvido de dejar fuentes huérfanas en espera de recuperar sus aparatitos.

Lo mejor de este esquema es que ese “Bajo Voltaje” es fácil de generar. Tan fácil que hasta es posible “auto generarlo”. Así que si la ley lo permitiera, sería posible reducir nuestro recibo de luz, ayudar al ambiente, y ayudar al gobierno que tendría menos necesidad y presión por invertir para generar mas y mas electricidad. Se disminuiría el uso de combustibles pétreos para mover generadores y la aportación de calentamiento nocivo a la atmósfera. Empresas Mexicanas ofrecerían soluciones y se generarían empleos e impuestos que bien invertidos derraman bienestar.

Lástima que en este país nuestros políticos nos empujen cuesta arriba estando tan llanito el camino. Por conservar el mito anti-privatizador, uno no puede siquiera pensar en generar algo de su propia energía; mucho menos en apoyar a otros. Absurdo tan grande como si se llamaran traidores a los que en su traspatio se auto generan alimentos para ayudar en su economía, o simplemente para sobrevivir.

Como decía el comercial de la campaña 2008: Si las leyes no permiten que los mexicanos encontremos vías para abonar a nuestro bienestar, hay que cambiar las leyes.

 

Ultima modificacion el Viernes, 30 de Septiembre de 2011 12:07

Ultimos artículos de Eduardo Nader

ir arriba