Anunciantes

lakfelogo.jpg
Domingo, 18 de Septiembre de 2011 12:36

Editorial: Futuristas no, Actualistas. 1955

por  Bernardo Carriedo Saenz
Vota este artículo
(3 votos)
Primer Editorial de la revista Mire -  FUTURISTAS NO, ACTUALISTAS ¡!
El futurismo político ha sido y es en México, una psicosis que afecta profundamente a ciertos grupos, los cuales  se adelantan al desarrollo normal de los acontecimientos, tratando de forzar arbitrariamente las leyes que rigen el desenvolvimiento social.
Los “Futuristas” actúan y viven sobre un plano irreal, desprendidos por su gusto de la actualidad concreta que los circunda, y en su imaginación calenturienta, forjan espejismos y visiones ilusorias, pero gratas a sus entusiasmos y esperanzas que los convierten en seres no solamente  desajustados, sino peligrosos para la actividad y la armonía colectiva.
Generalmente  muchos de estos especímenes son gente sin oficio ni beneficio, parásitos sociales, entes negativos que gravitan sobre el trabajo de los demás, y se enquistan como las amibas o los microbios, tejidos y órganos sanos del organismo social.
Pero los hay también, que son gentes prácticas, trabajadoras y que inclusive hasta pueden desempeñar una actividad burocrática, de alta o baja responsabilidad. En estos casos, incuestionablemente, se trata de futuristas convenencieros, husmeadores emboscados, que minan y socavan conscientemente, a manera de saboteadores, el programa del régimen en turno.
Nos ha parecido pertinente atacar esta enfermedad y este vicio – que es las dos cosas-, en el primer número de MIRE , porque nos hemos percatado que pululan en el ambiente nacional algunos de estos “madrugadores” que con su actitud, no hacen nada más que obstaculizar la efectiva labor del gobierno de la Republica.
Nuestras leyes fijan, con toda claridad, el tiempo oportuno para entregarse a las actividades políticas y por otra parte, la evolución cívica y general registrada en la diversas esferas sociales ha ido reduciendo, espontáneamente, las temporadas de agitación prematura , hasta el grado que es previsible una época próxima a México, consagrado por entero a las actividades positivas, no dedicara a las cosas políticas más tiempo que estrictamente necesario prepara las campañas y las elecciones, que culminaran con estricto apego a las normas más depuradas de la civilización y del progreso.
Los "madrugadores" que se han apresurado a levantarse antes del amanecer de la próxima elección presidencial, se imaginan que así podrán, sin competencias desventajosas, olear el rumbo de los  vientos políticos de darse cuenta del rayo que baja del Olimpo oficial , como una bendición de la cabeza del probable ungido con el voto del pueblo.
Esta costumbre fue válida en otras épocas ya totalmente superadas, cuando la política, como ocupación central de los mexicanos, absorbía toda su vida y embargaba sus pensamientos. Ahora después de muchos años de evolución, de intenso trabajo tecnificado, de industrialización y de aparición de nuevas generaciones que tienen otras preocupaciones muy diferentes a las de los hombres que hoy ya peinan canas, el país pone en acción sistemas diferentes, y hace mayor caso de la política esencial y perdurable del trabajo productivo .
Para los hombres de esta generación políticos y no políticos, el deber primerio de su existencia consiste en asentar firmemente sus plantas sobre la tierra que pisa, ocupando su tiempo en el desarrollo de las tareas asignadas por elección o por designación .Vivir en el presente, aunque no exclusivamente para el momento del presente, es una cuestión fundamental que nadie debería olvidar y todos deberíamos cumplir.
De nada sirve empeñarse neciamente en tratar de robar sus secretos sobre el futuro de la Esfinge; bástenos con aprisionar entre nuestras manos los momentos fugases del instante actual, que constituye el ambiente y la oportunidad para erigir los fundamentos sólidos del porvenir. No es cuestión de filosofía abstracta, ni de moral romántica, ni de abstencionismo  hipócrita, si no deber primordial de ciudadanía consciente y responsable.
El gobierno del  Presidente Ruiz Cortines  desarrolla actualmente un programa de realizaciones concretas y útiles cuya proyección no es solamente para el límite de presente período presidencial, sino trascenderá  con sus efectos benéficos hacia una gran etapa de nuestro futuro inmediato y remoto. Principalmente, el presidente ha realizado, en gran parte una necesaria labor de reconstrucción de la conciencia gubernamental y administrativa, orientándola hacia metas de servicio y responsabilidad que, en gran parte, habían sido abandonadas.
Pero, su acción se difunde hacia los más disímbolos campos de la actividad, así como económica como agrícola, cultural, social y legal, donde el impulso sereno pero enérgico y de su espíritu realista y dinámicamente patriótico, va trazando la ruta abierta de porvenir nacional. ¿A  qué fin crearle obstáculos?
Dejemos, pues, que el futuro, no sólo temporal sino político, advenga como consecuencia  normal de agotamiento y plena realización de presente. Hay tiempo para todo hasta para reír y llorar, y con mayor razón  para trabajar por la patria. Dentro del nuevo  concepto de la política mexicana, va quedando como una asimilación doctrinal, comprobada por la experiencia, el adagio no por popular menos verídico, que aclara que, "No por mucho madrugar amanece más temprano".
1 de noviembre de 1955.
Ultima modificacion el Viernes, 30 de Septiembre de 2011 12:01
Bernardo Carriedo Saenz

Bernardo Carriedo Saenz

Nostalgia

Sitio web: editorial

Dejar comentario

Asegúrate de ingress la información solicitada en los campos marcados con (*).
Puedes utilizer código HTML básico en la composición de tus comentarios.
Las opiniones vertidas por los lectores no son responsabilidad del staff de la Revista Mire Online.

Anunciantes

logoproydecsa.jpg