Viernes, 07 de Octubre de 2011 19:38

2012 ¿Escenario catastrófico? Destacado

Vota este artículo
(0 votos)

En la edición de octubre de 2011 de Perspectivas de la economía mundial, elaborado por analistas del Fondo Monetario Internacional (FMI) se proyecta un crecimiento del PIB real en todo el mundo de 4% tanto en en 2011 como en 2012.

 

En el segundo semestre de 2011, la economía planetaria, en la cual las economías de Estados Unidos y Europa generan más del 45% del PIB mundial, se ha desacelerado sobre todo en los países avanzados los cuales atraviesan graves dificultades financieras y expectativas de muy bajo crecimiento para los próximos años.

Ello tendrá impacto en el 2012 en un menor impulso externo a la economía de México, ya que podrían afectarse las exportaciones mexicanas, tanto petroleras como no petroleras, así como las remesas e ingresos por turismo.

En el informe referido los analistas del FMI apuntan que en el primer semestre de 2011 “el terremoto y el tsunami devastadores que sufrió Japón perturbaron la industria manufacturera mundial; la primavera árabe empujó al alza los precios del petróleo; las tensiones financieras se agudizaron en los mercados de deuda soberana y financieros de la zona del euro; el crecimiento se desaceleró drásticamente en Estados Unidos, donde el pulso entre los partidos políticos sobre el aumento del límite de la deuda pública estadounidense minó la confianza en la formulación de políticas…”

La desaceleración afecta principalmente a los países de Europa detonando la crisis en la zona del euro, la cual se ha propagado afectando a los consumidores, los banqueros y los inversionistas de la eurozona.

Se espera un menor ritmo de crecimiento económico en Europa y EE.UU. debido a que las familias y empresas están muy endeudadas, se han caído los mercados hipotecario y de valores y hay graves dificultades de financiamiento de parte de los bancos.

Por eso el FMI advierte que no se puede descartar una recesión global en 2012, y exhorta, sobre todo a los países europeos, a que eviten frenar el crecimiento económico con drásticos planes de austeridad. Recomienda
un cambio en la política económica europea, que deje de lado las medidas de austeridad, y siga el ejemplo de las políticas de estímulo de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Qué diferencia de las recetas que imponía el mismo FMI a los países latinoamericanos sobreendeudados por el sistema financiero mundial en la década perdida de los 80´s, los cuales fueron sometidos, sin piedad, a drásticas medidas de ajuste y austeridad.

América Latina pasa actualmente por un periodo de relativa estabilidad gracias a una serie de ajustes y sacrificos a que fueron sometidas sus poblaciones, y con los cuales se empobrecieron millones de personas durante las décadas de los 80´s y 90´s.


Pero en Europa es políticamente incorrecto e inviable (como lo denotan las protestas en plazas y en las redes sociales) someter a la población a sacrificios como la eliminación de subsidios y transferencias del Estado de bienestar que prevalece en prácticamente todo el viejo continente, y el aumento de los impuestos al consumo.

El FMI ha estimado que Europa necesita entre cien mil y 200 mil millones de euros para recapitalizar sus bancos y recuperar la confianza de los inversionistas, monto que se considera reducido comparado con el tamaño de los mercados de capitales europeos y con los recursos del nuevo y mejorado Fondo Europeo de Estabilización Financiera. Ello indica que habrá en breve rescate y recapitalización bancaria en Europa.

Latinoamérica pasa por un periodo de control inflacionario, bajos déficit públicos y probada solvencia por los montos de reservas internacionales con los que cuentan las principales economías de la zona. Entre México, Brasil, Argentina y Perú se juntan casi 500 mil millones de dólares en reservas, suficientes para que Latinoamérica registre un nivel histórico.
una situación diferente.

Agustín Carstens, gobernador de Banxico, ha afirmado recientemente con respecto a la cotización del peso frente al dólar y las demás divisas: “ciertamente puede haber desviaciones temporales de la cotización de la moneda nacional de su valor razonable, como ha sucedido recientemente como resultado de la gran turbulencia en los mercados externos, pero tengan la seguridad de que dicha cotización en el mediano plazo está fuertemente anclada a niveles más bajos de los actuales por los fuertes fundamentos económicos que tenemos…”.

Con el saldo de reservas internacionales más elevado de la historia de 133,894 millones de dólares México está pertrechado para resistir los efectos de la desaceleración o hasta posible recesión global en el 2012.

Siendo objetivos los indicadores macroeconómicos del país se aprecian robustos: la inflación es baja; el déficit de cuenta corriente es el más bajo desde 1987; es alto el nivel de reservas; existe una línea de crédito flexible de parte del FMI; se cuenta con coberturas y diversos mecanismos de mercado para hacer frente a nuevos desafíos como los desastres naturales.

La economía del país seguramente sufrirá en el 2012 algo mucho más grave que el equivalente a “un catarrito” (Carstens dixit), pero no será tampoco una enfermedad catastrófica, sí y sólo sí el Gobierno Federal aplica con oportunidad y atingencia medidas contracíclicas, entre éstas más presupuesto para inversión pública en estados y municipios, protegiendo la economía de la desaceleración e impulsando el desarrollo con visión de largo plazo…

 

Ultima modificacion el Viernes, 07 de Octubre de 2011 19:42