Anunciantes

stcderematelogo.jpg
Viernes, 11 de Noviembre de 2011 20:16

Petroleo en vias de extinción

por  Eduardo Nader
Vota este artículo
(0 votos)

 

La Energía en el Siglo XXI - Parte 3

Para nadie es un secreto que el petróleo se va a acabar. Con reformas o sin reformas energéticas, las reservas mundiales (y muy aceleradamente las Mexicanas) declinan y el petróleo escaseará de manera dramática dentro de quince años. Por simple ley de la oferta y la demanda, el precio del petróleo no alcanzará techo y su obtención será mas difícil y peligrosa.

Ante este escenario, se racionalizará el uso del Petróleo y se favorecerá la producción de productos duraderos, como los plásticos, y los mas rentables, como algunos petroquímicos. Será impensable quemar el precioso y escaso petróleo como combustible, consumiendolo en un suspiro, con los sabidos efectos colaterales no deseables como contaminación, calentamiento global y lo que día a día se acumula.

En el primer cuarto del siglo 21, veremos grandes avances por reemplazar el uso de petrolíferos, pero como la forma dominante de consumir petróleo es hoy por hoy transformado en combustibles, en especial veremos esfuerzos por reemplazar dichos combustibles; primeramente aquellos usados en la transportación.

Hay cuatro vertientes principales para sustituir el consumo de gasolinas y otros combustibles petrolíferos:

  • 1- Transformación de fuerzas naturales, como el sol o los vientos,
  • 2- El uso de nuevos elementos, como el hidrógeno y la energía Nuclear “domesticada”
  • 3- El uso de la electricidad y
  • 4- El desarrollo de los bio-combustibles.

Empero las dos últimas vertientes existen antes que el uso masivo de las gasolinas, parecen retornar evolucionados como una solución viable y sustentable en el futuro cercano. Digo que ya se usaban porque las primeras locomotoras fueron movidas con carbón o leña, que son “bio-combustibles” extraídos principalmente de los árboles, y fueron sustituidas por impresionantes motores a diesel. El alcohol, que también se uso en algunos primitivos automotores, hoy viene evolucionado como metanol y algunos aceites vegetales, como el de maíz, al enriquecerse ofrecen funciones semejantes al las del diesel.

Por el lado de la electricidad, intentos han habido de sobra, pero con tímidos resultados. El problema es que tanto “metros” como tranvías dependen de una fuente de electricidad constante ante la imposibilidad de generar su propio suministro; y los simpáticos autos eléctricos, dependen de una lenta recarga y ofrecen pocas prestaciones y autonomía. En el siglo 21 se echa mano de ambos paradigmas, agregando al vehículo la capacidad de auto provisión como mecanismo para que finalmente estas limpias alternativas funcionen.

La propuesta mas exitosa, y que hoy es una realidad como producto masivo, es la de los automóviles híbridos. Estos autos se equipan con dos motores: Uno a gasolina que se usa para sacar el auto de su estado de reposo, y que de paso se aprovecha para cargar las baterías eléctricas a bordo, y uno eléctrico movido por dichas baterías para mantener el auto en su estado de movimiento.

Los japoneses llevan una amplia delantera en este terreno. Por ejemplo, Toyota ha vendido ya un millón de sus automóviles híbridos, por lo que tiene previsto construir dos nuevas fábricas de baterías para sus futuros vehículos híbridos y eléctricos, en asociación con la empresa de electrónica Matsushita. Se espera que estas plantas entren en operación en 2011 y produzcan, junto con la planta actual, 1 millón de baterías por año. Una planta fabricará baterías de Niquel-hidruro metálico y la otra baterías de Iones de Litio, mas ligeras y potentes que reemplazarán a las de Niquel-Hidruro en la tercera generación de sus autos híbridos. Pronto serán comunes los autos híbridos a medida que sus precios se acerquen a los movidos exclusivamente por petrolíferos.

Pero toda innovación tecnológica tiene consecuencias nocivas y el uso masivo de baterías no es la excepción: Un grave problema de consecuencias desastrozas para la ecología del planeta es el desecho de las baterías. Las baterías mal desechadas contaminan la tierra por cientos de años, a medida que liberan metales, como mercurio, y escurren sus ácidos en el ambiente. Las baterías regulares, basadas en cobre, niquel y cadmio, y las recargables basadas en níquel e hidruros, son las que mas contaminan por su corta duración. Las nuevas baterías recargables de Ion de Litio contaminan poco pero tienen riesgo de incendiarse, en uso o en desecho; como duran mucho mas, su efecto es menos nocivo, pero serán las baterías de uso preferido en la próxima década y por su volumen, equivaldrán al peligro de sus antecesoras.

De seguir las tendencias actuales, se estima que los escurrimientos ácidos de billones de baterías automotrices desechadas, causarán mas daño que lo que los desechos de aceite y petrolíferos causan hoy en día.

Si no se toman medidas para el desecho de baterías, paralelas al creciente uso de estas, la contaminación por baterías será la próxima catástrofe natural y ocupará los titulares de los periódicos del futuro cercano.

Si en México se piensa adoptar el uso masivo de baterías en vehículos y otras implementaciones, habrá que fomentar el desarrollo esquemas de recolección y construcción de sitios especialmente diseñados para desechar las baterías, como los que usan en otros países para este efecto y el desecho de otros materiales industriales, tales como aceites, solventes y otros que hoy en México, se tiran por el drenaje.

 

Ultima modificacion el Lunes, 14 de Noviembre de 2011 13:23

Dejar comentario

Asegúrate de ingress la información solicitada en los campos marcados con (*).
Puedes utilizer código HTML básico en la composición de tus comentarios.
Las opiniones vertidas por los lectores no son responsabilidad del staff de la Revista Mire Online.

Anunciantes

logocorafi200p.jpg