Editorial

Editorial (1)

En 1991 falleció mi abuelo, Miguel Carriedo Mingo. Era periodista igual que yo, pero nunca pudimos platicar de eso y para ser honesto, su recuerdo no fue lo que determinó, cuando menos de forma consciente, mi desarrollo profesional en este oficio que García Márquez califica como el mejor del mundo.