Anunciantes

logotornado.jpg
Viernes, 04 de Mayo de 2012 22:26

Los Vengadores, el cómic y el anhelo

 

Inspirados en la imaginación de Stan Lee y Jack Kirby, "Los Vengadores" representan el último bastión que nos dejó esa revolución de los 60, donde el cómic se impuso ante todo como la pieza perdida entre la literatura y el cine, y hoy es también una solución que permite a los estudios de Hollywood mantener vivo el negocio (en crisis creativa desde hace más de una década), a través de las más descabelladas fantasías, que reviven nuestra nostalgia y abren la puerta al sueño de héroes que en el mundo real no están para salvarnos.

Del cómic a la pantalla

Con un presupuesto de 220 millones de dólares, la película Avengers (Los Vengadores) podría iniciar una nueva era en la historia moderna del cine “hollywoodense” -o de entretenimiento regular-. Ha roto todos los récords de taquilla existentes, recaudando 178.4 millones de dólares en su primer fin de semana, sin contar el estreno en Estados Unidos de este 4 de mayo. Agrupa a un elenco histórico, poco común en éste tipo de cintas, de al menos 4 superestrellas que podrían ser protagonistas de sus propios filmes: Robert Downy jr.,Samuel L. Jackson, Scarlett Johanson y Mark Ruffalo.

Avengers marca una tendencia necesaria para el 2012: la evasión. El simbolismo de que un grupo compuesto por súper seres nos salve de la hecatombe no podría venir más ad hoc con las preocupaciones mundiales de la actualidad.

El grupo original, el del cómic de 1963, lo conformaban Thor, Iron Man, La Avispa (Wasp), El Hombre Hormiga (Ant Man) y Hulk. Héroes que se unían por la casualidad de que los 4 Fantásticos andaban ocupados (literalmente) y no podían intervenir para frenar las travesuras de Loki, que manipulaba con hechizos e ilusiones a la humanidad para aparentar que Hulk estaba fuera de control. Tramas simples, bien versus mal y un grupo colorido de héroes con defectos muy humanos conformaron éste primer equipo, que en el número cuatro de la historieta en 1964, encuentra al que se convertiría en su líder, congelado desde 1945 en “animación suspendida”: El Capitán América, súper soldado que (en los cómics) llevó a Estados Unidos a la victoria durante la Segunda Guerra Mundial y desapareció antes de que ésta finalizara. Así, Thor es un Dios que rehúye a la divinidad para bajar al mundo mortal, Iron Man un millonario alcohólico y cardíaco que pretende redimirse con la humanidad, Wasp y Ant Man, un científico y su esposa idealistas e inadaptados socialmente, y Hulk un científico con un Mr. Hyde dentro de sí que no puede controlar  y Capitán América, un soldado moralmente implacable que no pertenece a ésta época, conformaban un grupo que pretendía defender la verdad y la justicia desde el cliché que quizás ellos mismos crearon.

Casi de inmediato, el cómic se volvió muy popular y Marvel capitalizó ideas revolucionarias, personajes con defectos muy humanos e inventiva. Todo lo sembrado por su competencia principal, DC cómics, dos décadas atrás.

En los 60 y 70 predominaba los “Best Sellers” en los grandes presupuestos de Hollywood, libros y novelas exitosas que servían como el entretenimiento masivo y en ocasiones, se convertían en las obras maestras de la cinematografía (como ejemplos podemos fácilmente citar los libros de Ian “007”Fleming en los 60 o “El Padrino” de Mario Puzo para la siguiente década), los 80 abrazaron la ciencia ficción, las aventuras y la fantasía, así como a los súper soldados de acción (The Empire Strikes Back, Rambo, Indiana Jones o los Volver al Futuro entre muchas otras), los 90 regresaron al Thriller y al Film Noir con grandes presupuestos y algunas ficciones que cerraron la década con el augurio de que el cómic vendría próximamente a desbancar esas grandes apuestas de los estudios por las preferencias de la audiencia (Mátrix, Blade y El Señor de los Anillos cerrando la década de los Clubes de la Pelea y Los Silencios de los Inocentes).

La primera década del siglo XXI fue cosechando las preferencias de la audiencia y como sucedía en los cómics (con Supermán y Batman pioneros), las películas basadas en sus héroes fueron abordándose con adaptaciones tanto para niños como para adultos, con filmes como X-Men (2000), Sin City (2005), Spiderman  (2002), V de Venganza (2005) , Blade II (2005), 300 (2006), Iron Man (2008), Watchmen (2009), etcétera.

El mercado de nostalgia y anhelos

La taquilla no miente y sus ganancias han sido millonarias. Estos grandes éxitos han permitido a Marvel controlar ahora su propio estudio (que existe como tal desde el 1990) y marcar tendencia en lo que ya es una revolución para el entretenimiento mundial: Los Superhéroes.

Alejándose un poco del grupo de aventureros original del cómic, Avengers ahora plantea a un Obama con parche (Nick Fury, interpretado por Samuel L. Jackson), juntando a los hombres de élite más poderosos para enfrentar las amenazas que ponen en peligro no sólo la seguridad de Estados Unidos, sino la del mundo.

Una pobre alegoría de lo que ése país en la realidad aplica para su política mundial, sin embargo, inspiradora en la idea que tuvimos muchos en nuestra infancia, sentados en un rincón, leyendo aventuras en papel periódico de hombres que creen en todo lo bueno que existe en la raza humana y que están dispuestos a entregar sus vidas con tal de defenderla.

Apostar por el cómic en el cine es y será un éxito por el mercado de la nostalgia, por la pureza y por la honestidad que expresa en sus historias sobre la imposibilidad que tenemos los seres humanos de cambiar las cosas, ¿qué son los superhéroes sino el anhelo perenne de tener en nuestras manos el poder para salvar al mundo?

@ppCarriedo

Publicado en Cultura

La película dirigida por Carlos Bolado se estrenará semanas antes de la elección presidencial.

MÉXICO, 26-ABRIL-2012. Un avance de “Colosio, el asesinato”, cinta dirigida por Carlos Bolado y protagonizada por Kate del Castillo, Daniel Giménez Cacho, Enoch Leaño y José María Yázpik, se dio a conocer ayer, 65 días antes de la jornada electoral que renovará la presidencia de la república.

La película es una ficción que promete polémica debido a que perfila la hipótesis de crimen de estado en contra de Luis Donaldo Colosio, quien fuera candidato presidencial del PRI en 1994.

El 23 de marzo de ese año, Colosio fue asesinado en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana, Baja California, al término de un mitin, frente a cientos de personas. El magnicidio, pese a los cuatro fiscales especiales que se encargaron de las investigaciones y a la condena que Mario Aburto –identificado como el autor material “solitario” del crimen- cumple en prisión, sigue generando dudas a 18 años de distancia.

Aquél 1994 marcado por los magnicidios de Colosio y más tarde de José Francisco Ruiz Massieu ( y el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional el primer día del año en Chiapas. Algunos analistas consideran que Colosio mandó señales de ruptura con grupos de su propio partido en el poder, a propósito del discurso que pronunció el 6 de marzo, como parte de su campaña en el movimiento a la revolución:

“Veo un México de comunidades indígenas, que no pueden esperar más a las exigencias de justicia, de dignidad y de progreso; de comunidades indígenas que tienen la gran fortaleza de su cohesión, de su cultura y que están dispuestos a creer, a participar, a construir nuevos horizontes (…) Veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla.

“De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales (…) Como partido de la estabilidad y la justicia social, nos avergüenza advertir que no fuimos sensibles a los grandes reclamos de nuestras comunidades; que no estuvimos al lado de ellas en sus aspiraciones; que no estuvimos a la altura del compromiso que ellas esperaban de nosotros. Tenemos que asumir esta autocrítica y tenemos que romper con las prácticas que nos hicieron una organización rígida. Tenemos que superar las actitudes que debilitan nuestra capacidad de innovación y de cambio (…) Empecemos por afirmar nuestra identidad, nuestro orgullo militante y afirmemos nuestra independencia del gobierno."

La película une a los productores Mónica Lozano y Hugo Rodríguez, con guión elaborado por el propio Rodríguez, Carlos Bolado y Miguel Necoechea.

"Colosio, el asesinato", nos sugerirá diálogos polémicos para contar la historia. Veremos a Daniel Giménez Cacho interpretando a José María Córdoba Montoya (sin llamarlo por su nombre), así como a Odiseo Bichir intrerpretando a un personaje basado en José Francisco Ruíz Massieu (ex secretario general del PRI, quien fue asesinado poco después de Colosio) y a Emilio Echevarría caracterizado como Fernando Gutierrez Barrios. Colosio será interpretado por Enoc Leaño.

La ley de Herodes. Censura

Poco antes de la elección del año 2000, terminando el último sexenio en que el PRI ocupó la presidencia de la república, el director Luis Estrada y un elenco encabezado por Damián Alcázar denunciaron censura a la película “La Ley de Herodes”. El entonces titular de IMCINE, Eduardo Amerena, habría frenado la exhibición de la película con pretextos que iban desde un supuesto incumplimiento de contrato por cambiar el final hasta considerar que debía exhibirse terminando las elecciones. El guión de Vicente Leñero, filmado por Estrada, es una comedia crítica del entonces partido en el poder.

Redacción Mire.

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Cultura

Anunciantes

logotornado.jpg